MALLORCA, UN PAISAJE DENTRO DEL SOL!… A 238 km!

c Adolfo Martinez Cerro Bartolo

Mallorca retratada desde el cerro Bartolo (Benicàssim), posiblemente el retrato mas increíble que se haya hecho hasta el momento del techo de la gran isla!

.

Las salidas y puestas de sol suelen ser un estímulo para retratar paisajes, pero generalmente solo se utiliza la cámara para retratar la belleza cromática que resulta del mismo paisaje y sus cambios de tonalidades. Hay pero, algunas pocas personas que además, buscan las salidas del sol por otro motivo, el cual muy pocas otras personas conocen… El Sol, tiene un secreto: A veces enseña siluetas de montañas a distancias extremas!.. Paisajes nuevos, siluetas aparecen dentro del Sol.. Algunos fotógrafos lo saben y persiguen estas situaciones!. En ciertos lugares del mundo se han conseguido bellas instantáneas de perfiles remotos mediante esta técnica, pero hasta ahora no havia visto yo (per lo menos yo) ninguna fotografia espectacular de distancia de este tipo hecha desde España. Hasta ahora!.. , hasta cuando el autor Adolfo Martínez ha conseguido hacer este retrato. Una imagen que es casi mas que una fotografía. A mi parecer es la mas fantástica que se haya hecho nunca de Mallorca desde la península. Y además con buen mérito por su parte, pues no ha resultado la misma fruto de la casualidad, sino de una cuidada perfecta planificación previa. A continuación pero, si acaso dejo la palabra al autor!.. Quien mejor, sino que el para explicarnos!:

En palabras de Adolfo:

El origen de mi predilección por este tipo de fotografías se remonta hacia finales del verano de 2008. Aunque mi ciudad de nacimiento es Benicarló (Castellón), vivo normalmente en la capital provincial.
Desde 1998 soy socio de la Sociedad Astronómica de Castellón, precisamente desde que nuestra agrupación comenzaba a planificar un viaje a Hungría, para contemplar el que para muchos sería su primer eclipse total de Sol.
Pues bien, volviendo a 2008, un día se me ocurrió que, desde el mirador de Oropesa del Mar, [N 40º 04’ 25.6, E 00º 07’ 46.6’’], a unos 115 metros de altura, y situado al sur de la famosa población por albergar Marina D’Or, si el acimut lo permitiese, podría verse salir el Sol exactamente frente al faro de la Columbrete Grande, la mayor de las islas, de apenas 0,14 Km2.
Desde dicha atalaya, el acimut hacia dicha construcción es 111º 52’, el cual, efectivamente, y aunque no sobre mucho, se encuentra dentro de los límites por donde puede salir el Sol a lo largo del año.
Conociendo este dato, introduje las coordenadas geográficas y altura de dicho lugar en un simulador astronómico denominado Starry Night, y comprobé qué días del año, la salida del Sol se ajustaba o alineaba mejor con el faro. Averigüé que dicho día era el 9 de noviembre de aquel año, obviamente.
Cuando aquel domingo, acudimos al lugar varios compañeros de la entidad astronómica, ellos, que tenían buenas cámaras y objetivos, hicieron las fotografías a pesar de una banda de nubes traicionera.
Aquel día, me fijé en el momento exacto del primer rayo del orto solar. Lo había hecho un par de minutos antes de lo que aparecía en el simulador, lo cual afectaba ligeramente al acimut de la salida del astro rey.
Así pues, en el ordenador, modifiqué la altura para ajustarla a la salida real del primer rayo. De los 115 metros, pasó a 1100. A partir de entonces, para dicho lugar, ver la pantalla del ordenador, sería como contemplar el escenario real, lo cual me permitiría planificar con precisión otras observaciones. Para aquel año, el día ideal hubiese sido el lunes, 10 de noviembre, y pensándolo bien, dicho día de la semana no podría haber venido tanta gente como el domingo.
En 2009 no pude acudir, pero en 2010, utilizando un telescopio como objetivo, y la meteorología favorable, obtuve, entre otras, la fotografía que se adjunta IMG_1331 Adolfo Martinez Romero

El mes anterior, concretamente el 7 de octubre, subí al pico Bartolo para intentar hacer la misma fotografía que la protagonista de este texto. Una espesísima niebla me impidió ver algo; ni siquiera el propio Sol.
El 28 de diciembre de 2012, encontrándome allí para otra fotografía distinta, vi salir el Sol desde el primer instante. Anoté el momento exacto, como había hecho en el mirador de Oropesa, y al ajustar la altura en el ordenador, los 729 m. del Bartolo pasaron a 3900. En este caso, supe que de haber hecho la fotografía, apenas habría aparecido un pedacito de silueta, debido al error del programa astronómico con la altura real.
De modo que, con todo arreglado, ya sabía cómo iba a salir nuestra estrella por la silueta de la Sierra de Tramuntana. En otra página de Internet, había averiguado que el Puig Major apenas sobresaldría del horizonte, aproximadamente unos 5’, es decir, la sexta parte del diámetro del Sol.
El día en cuestión, me puse el despertador a las 6.15, para salir de la casa de Castellón a las 6.35 con dos mochilas; una normal, para la espalda, y la otra, reversible, para la parte delantera.
Entre las dos, llevaba la cámara, el objetivo, dos trípodes (uno de los cuales hacía de contrapeso para que el objetivo no venciese, dado el caso), un anillo adaptador (para acoplar cámara y objetivo), un disparador automático, una gorra, un GPS, dos bastones de senderismo, dos litros de agua y una manzana.
Dejé el coche en un gran aparcamiento [N 40º 04’ 27.5, E 00º 01’ 36.6’’] situado delante del monasterio de las Carmelitas del Desierto de las Palmas, en el término municipal de Benicasim.
A las 7.02, comencé a subir por la carretera asfaltada, pero con baches, que comienza a escasos 80 metros al norte del aparcamiento. Al faltar casi una hora para que saliese el Sol, el crepúsculo matutino acababa de comenzar, pero todavía, la sensación de oscuridad, dominaba la escena.
Obviamente, a medida que se producía al ascensión, la claridad iba imponiéndose poco a poco, dejando ver una gran capa de nubes bajas, que no sobrepasaban los 5º de altura. El resto del cielo, completamente despejado. Algunas capas de nubes parecían tener la misma silueta que la de una pequeña cordillera de rodeno denominada Las agujas de Santa Águeda.
Unos minutos antes de llegar a la cima, un coche me sobrepasó, pero no fue a la cima, sino que pasó de largo, comenzó a descender y se perdió a lo lejos.
Llegué a la cima a las 7.45, apenas 15 minutos antes del orto solar. Monté la cámara, y 2 ó 3 minutos antes del momento esperado desde varios años, se me ocurre que debería realizar unos disparos con una ISO y tiempo de exposición determinados para ir ajustándola a medida que la luz solar fuese aumentando.
Empiezo a toquetear y a disparar hasta que veo salir a la estrella (con doble sentido). Unos segundos después, creo ver una manchita negra, y sólo se me ocurre pensar: ¡”Qué mala suerte que tiene que haber ahí una nube”!. Pero cinco segundos después, arrepentido de lo pensado, me digo: ¡”Pero si es lo que tenía que ver, el Puig Major y alrededores”!. Hice varias fotografías más, hasta que el Sol se escondió dentro de la capa de nubes, de modo que lo recogí todo, me puse las mochilas, la gorra, e inmediatamente me comí la manzana. Al llegar a casa, me dispuse a descansar un poco, pero no podía. El siguiente reto es fotografiar la luna llena sobre el Peñagolosa el sábado, 19 de octubre de 2013, para lo cual deberé trasladarme al sur de la localidad castellonense de Cabanes, famosa, entre otras cosas, por su arco romano.
En el momento de escribir estas líneas, tres días antes del evento, las previsiones meteorológicas no son muy halagüeñas, aunque todo puede pasar.
Esto es todo. Gracias a Marc, y a los lectores por su atención.

TRES INSTANTES DE LA SECUENCIA MAGNÍFICA

c Adolfo Martinez Cerro Bartolo 1

c Adolfo Martinez Cerro Bartolo 2 recorte b

c Adolfo Martinez Romero Cerro Bartolo 3

Tres imágenes, tres momentos mágicos. En el primero el Sol, todavia muy bajo en el horizonte proyecta una sombra en diagonal hacia arriba con forma de montaña.. En el segundo, la cima del Puig Major está centrada a la perfección, como si de un un eclipse anular se tratase!, gran mérito del fotógrafo!.. Pensad que si el monte mallorquín ocupara un espacio aparente mayor -caso por ejemplo de haver hecho el retrato desde un cerro análogo al Bartolo pero no tan lejano) no habria resultado posible tal singularidad.

Otro aspecte sobresaliente: El espejismo producido por la refracción atmosférica. La cima mas alta de la isla, envuelta de luz de nuestra estrella por arriba y por abajo, bie parece levitar!.. Tal com si el Puig Major se quisiera separar del resto de la isla para acompañar al Sol en este bello momento de la naturaleza!.. ¿Suspiro!?.. Y finalmente, en la tercera imagen, cuando el Sol “abandona”!.. La isla casi desaparece completamente una vez el Sol habia ascendido; es la última parte de la “magia” de este fenómeno!.
Hace algo mas de 9 meses intenté por mi parte captar el eclipse de sol por el relieve del Puig Major; fue desde el Caro, una atalaya próxima a la desembocadura del Ebro, pero unas nubes no me lo permitieron. Enhorabuena a Adolfo que lo ha conseguido desde esta otra cima un poco mas al sur conocida por unos como “Bartolo” y por algunos otros “Sant Miquel” por la ermita que hay al lado de su cima, (aunque parece la primera denominación es mas usual) y con unes capturas escenográficas tan excelentes. Gracias también por el texto que me ha enviado Adolfo para este artículo, el primero de este blog.

También quiero dar agradecimiento a Marcos Molina, por haverme facilitado el contacte de Adolfo. Marcos Molina, fotógrafo experto en paisajes, tanto lejanos como cercanos recibió las imágenes y las reportó también en su blog, aunque és una lástima, porqué ya no está en activo y sin contenidos. Una muestra de algunas de sus propias fotografías no obstante si que están visibles, afortunadamente, en su nueva web.
Marcos Molina también ha hecho algunos retratos en la misma línea de paisajísmo astronómico. Hace casi un par de años bien bien, desde una cima de Tramuntana retrató el Sol posicionado entre ciertas montañas emblemáticas de la provincia de Alicante, casi siempre invisibles desde la distancia.

Anuncios