Mallorca vista desde un monte de Aragón


Primeras luces del alba 24 Oct. 2017 desde el Puntal del Tamborero.

INTRODUCCIÓN CONTEXTUAL

Quienes me hayais leido el reportaje que publiqué el año pasado, recordareis que informé de que un excursionista-fotógrafo, Fernando Angulo, retrató desde una cima de la Serra de Tramuntana de Mallorca, un perfil de tierras aragonesas.

Bién. Por mi parte sentí entonces la tentación de lograr algún dia conseguir ver y retratar el panorama inverso, es decir, las baleares desde algún punto de Aragón; sabia que ello era factible de hecho, antes de ver aquella foto, pues tiempo atrás (no mucho) ya habia analizado las simulaciones panoràmicas pertinentes generadas desde los puntos mas elevados de las islas y hacia la zona de Castellón me habia percatado de que algunas tenian nombres en castellano las quales pertenecian a montes de la zona turolense; en concreto de Valdelinares y otras cercanas a Cantavieja, en el alto Maestrazgo. No obstante el hecho de descubrir esos relieves en una foto real, tomada desde Mallorca, me hicieron venir muchas mas ganas. Además daria continuación al reportaje que ya habia escrito el pasado año en este mismo blog.

Procedí a un anàlisis de fechas astropaisajísticas para determinar cuando teóricamente se producia el evento mas significativo de la alineación del sol con alguna de las cimas mas significativas de Mallorca. El año pasado en este sentido no hubo suerte; una serie de dias borrascosos dominaron el mediterraneo occidental y para ver solo nubes desestimé la opción, la cual por cierto me suponia hacer un montón de kilómetros. En Febrero ya de este año se producia la segunda tanda de oportunidades, en concreto el dia 17 si queria ver el sol tras la cima mas elevada de la isla; pero otros percances me entretuvieron.
Y ha llegado el otoño y la tercera oportunidad no me la queria dejar perder!. Objetivo. Retratar la salida del sol tras el Puig Major desde el Puntal del Tamborero, la cima principal que habia quedado retratada en la fotografia de Fernando Angulo hacia algo mas de un año.

La previsión meteorológica -cosa siempre necesaria- me indicava que el cielo podia estar bastante transparente, sobretodo hacia la parte mas al norte, pero que al mismo tiempo, desgraciadamente podrian haber muchas nubes bajas en una parte del mar balear, -me refiero entre la costa peninsular y el archipiélago-. Era cuestión de tentar la suerte y estuve dudando de si ir o no ir. Al final, pasada la media noche me decidí. Pensé que si no lo intentataba seguro que entonces si que no lo consiguiria!!. Lección aprendida de otras ocasiones.

Desde Cantavieja, un precioso pueblo del Maestrazgo que de por si ya vale mucho la pena conocer (opino), se despliegan tres carreteras en dirección a la zona alta montañosa del sur; la del medio és la que sube mas alto ..Y desde allí, en un desvio a la izquierda, una pista forestal en buen estado conduce al Puntal del Tamborero, o también llamado creo de “El Cabezo”. Me parece (y que otros me corrijan si no estoy en lo cierto) que esta segunda denominación és la que le dan los paisanos de la vertiente sur de la montaña mientras que la primera és la mas popular desde la otra vertiente. En los mapas del Instituto Geográfico Nacional aparece como mas relevante la primera denominación así que és esa la que utilizo para referirla.

DESDE LA CIMA DEL PUNTAL DEL TAMBORERO

El paraje de la zona del Tamborero está poblado de vegetación baja y pinos dispersos, pero a la vez suficientemente numerosos como para suponer obstáculos para la visión de los paisajes lejanos.. Afortunadamente peró me encontré con una estructura de gran ayuda; una alta torre de vigia forestal en la misma cima. La escalera no presentaba ningún impedimiento o restricción de acceso. Eran las 6:30 de la madrugada, todavia de noche a finales de octubre en el levante español.

Al cabo de poco peró, las primeras luces incipientes del alba.. Y sorpresa: Toda una linea de nubes bajas estaban cernidas sobre el mar ocupando una larga franja que se interponia en la dirección de la salida del sol. Esto significaba que mis propósitos de lograr contemplar la isla quedarian en balde. Haber hecho mas de 300 kms para ver nubes.. Bueno, cosas que pasan.
No obstante pasé al plan B: Intentar visualizar otros horizontes; en concreto sobretodo los Pirineos, los cuales por cierto, hacia unos 3 años atrás otro fotógrafo y compañero de otras aventuras, los habia retratado magistralmente, desde un punto muy cercando al que me encontraba yo en ese momento.

LOS PIRINEOS

El Cotiella y el Posets (foto izquierda) y el Perdiguero (derecha) con nieve en su cima.

Ahí estaban!, unas cuantas cumbres pirenaicas bajo el cielo rosado de la media hora previa al amanecer. No se veian todas las montañas, no era aquel fenomenal dia en el cual Juanjo Diaz de Argandoña logró la mejor imagen pirenaica de distancia retratada hasta el momento (creo), pero se veian; unas cuantas cimas singulares y además afectadas algunas de ellas -sobretodo las orientales- por espejismos de refracción superior. Particularmente es una cosa que me gusta bastante. Me gustan los relieves distorsionados por espejismos; aportan una belleza especial a los paisajes. ..Y además, cuanto mas lejano és el relieve, mas intensa és la distorsión que tales fenómenos pueden mostrar sobre los mismos.

———-DE REPENTE———–

De repente.. Una sensación de luz repentina a mi derecha.

El sol!, el sol en el horizonte. Me lo esperaba unos instantes algo mas tarde debido a las nubes, pero no!, eran las 8:15 y estaba entre las nubes! y enmedio una cosilla oscura a contraluz!!!

Ràpidamente enfoco la càmara, pongo el zoom.. Y allí estaba!, la silueta del Puig Major! en diana perfecta dentro del disco solar!, tal como estaba prevista.
Justo en ese momento no habian suficientes nubes delante que taparan al sol!, en esa discreta ventana de aire!!!, pero precisa, precisa y eficiente para hacer que lo que parecia imposible estaba sucediendo realmente!. Después de esperar meses y meses y de hacer un largo recorrido por carreteras y de pasar una noche sin dormir.. Allí de repente, por unos instantes, el sol tras la cima mas alta de Baleares, desde Aragón. Objetivo conseguido.

En el momento en el cual el sol se retiraba de la silueta, al instante volvia a desaparecer!!, como la magia: Mallorca solo habia estado visible mientras el disco solar estaba siendo parcialmente eclipsado por el relieve mallorquín. Luego nada; ni siquiera casi las nubes de sus costados, tan solo las cabezas del manto de estratocúmulos daban cuenta de lo existente en esa zona del mundo.

Me quedé un rato mas esperando que el sol se fuera desplazando un poco mas hacia el sur.. Y aparecieron entonces: las islas Columbretes, mucho mas cercanas que Mallorca, pero bien monas, enmedio del reflejo bronzeado del mar. Era dicho reflejo el que resaltaba con fuerza las islitas. El fenómeno por tanto no sirve para objetivos muy lejanos (puesto que en tal caso quedarian tras el horizonte y no sobre el reflejo del mar), sino para los medianamente alejados, pero suficientemente lejos y a menudo difíciles de ver en la circunstancias paisajísticas mas habituales.

Hacia el norte, el sol impactaba contra las nieves de los Pirineos de Aragón.. Y a 90 grados esto además permitia hacer uso de la polarización. La nieve, contra el fondo mas oscuro del cielo, definia mejor la silueta de las mas altas cimas. No todas con igual nitidez. El Macizo de la Maladeta se veia tenuemente, además bastante distorsionado. El Perdiguero mejor, aun mas el Posets (imagen de abajo derecha) y mas a occidente el grupo del Tallón y del Macizo del Monte Perdido (imagen izquierda)

El Puntal del Tamborero es un relieve no muy conocido del Sistema Ibérico, pero un lugar con excelentissimas potencialidades paisajísticas hacia diferentes puntos cardinales de la geografia.
Por cierto, hacia el sureste otra montaña emblemática aunque mas cercana; el Penyagolosa, gigante petreo de tierras valencianas (imagen derecha)..

Por lo que hace a otras cimas de Mallorca, la transparencia no daba para mas.. A principios de noviembre el sol transita desde el Tamborero tras el Galatzó, la cima mallorquina desde la cual Fernando Angulo retrató el Tamborero. Estaria bien ir de nuevo para hacer el doblete, aunque parece que una borrasca se acerca hacia el Mediterraneo. A ver que tal irá la cosa!. Las ventanas de aire son cambiantes, pero los relieves siempre están allí!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s