HORIZONTES LEJANOS

P1010607 ret

Tierra a la vista!, és una expresión que nos suena a todos algunos libros de aventuras.. Cada vez menos me parece. Poco queda de las épocas de antaño cuando con apenas mapas de territorios y por supuesto sin gps algunos hombres hacian esta proclama y se emocionaban al divisar algo nuevo lejano en el horizonte.

En muchos casos debió pronunciar-se en exploraciones marítimas, al aparecer sobre el mar.. una raya, una pequeña raya quebrada que daba cuenta de un viejo territorio conocido o bien de uno nuevo. Pero en otras ocasiones seguro que alguien pronunció (en el idioma que fuera) dicha expresión cuando estando des de alguna colina habitual, de repente un dia se da cuenta de que a lo lejos hay algo!… Algo que para la mayoria de paisanos habia pasado desapercibido por solo vislumbrarse en ciertos dias en condiciones de visibilidad un tanto excepcionales.

Alguna cosa así tal vez les debió de pasar, por ejemplo, a los primeros pobladores prehistóricos de las islas baleares en cierta ocasión antes emprender su viaje por mar a las islas. Tal vez un dia un niño o una niña o un abuelo incluso o un pequeño grupo, se percataron de unas formas diminutas muy lejanas que asomavan por encima de la raya del mar. Y tal vez esos mismos hombres o tal vez sus descendientes en un momento posterior de mayor necesidad, se lanzaron un dia a la aventura, mar adentro, sin ver nada mas que una raya, pero con la idea de que mas allá del horizonte se hallaba una nueva tierra.

Seguramente nunca se llegará a poder saber ni pizca desde que montaña se percató alguien por vez primera de la existéncia de las islas Baleares. Podrian haber sido muchas las colinas, sobretodo si recordamos que los pobladores del paleolítico ya de por si escojian a menudo puntos elevados para tener allí sus moradas. Ello nos puede llevar a conjeturar que las gentes de la prehistória seguramente estaban en realidad mas familiarizadas con las visiones lejanas de Mallorca que todos los que lo estamos ahora, por muchos excursionistas que recorran ciertos montes, con mapas, brújulas y gpss.. .

Además la mayoria de nuestros antepasados se despertavan con el alba, en la hora dorada, la mejor para percibir horizontes lejanos.. Y la contemplación de tierras distantes, seguro que para ellos podia tener color emocional o una imprenta bien diferente que la que puede suponer para todos nosotros.

Mas seguro que algo queda. La impresión de contemplar siluetas lejanas que se dejan ver de tarde en tarde -o excepcionalmente- por el horizonte produce en mucha gente una sensación especial, un tanto distinta a la que recibimos, de darnos cuenta de cosas mas próximas a nuestro alcance cotidiano.

Y al fin y al cabo, los horizontes, además de físicos también son mas. Los horizontes también son interiores, en cada uno y cada una, están aquí y ahí, dentro y fuera; geométricamente definen aparentemente una línea, cual separa el “allá” del “mas allá” (por lo menos así és en sentido físico).. Y tras ellos, siempre hay algo por descubrir, por amar, por ansiar, por compartir. Y quisiera dar cierto énfasis a este último término, el compartir. Pues los horizontes nos rodean a todos y a todas por igual.

Mirar los horizontes, interrogarse, lanzarse a la aventura. Sentir el rumbo del Sol, mirar cerca de nuevo y a la vez mirar lejos de nuevo, mas que cualquier otro animal, tal vez sean unos de los aspectos mas singulares y mas sobresalientes de la condición humana. Los horizontes son fin y no fin, causa incesante vital de inspiración.

P1010610 B ret

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s